El Consejo Insular de Aguas licita el control telemático de los caudales y fugas del canal principal de la Isla

Con un presupuesto que supera los 1,8 millones de euros, esta iniciativa permitirá tener controlado el trasvase hídrico del canal Barlovento – Fuencaliente

El Consejo Insular de Aguas, órgano dependiente del Cabildo de La Palma, ha adjudicado los trabajos de instalación de dispositivos de telemetría para el Canal General LP-I, entre Barlovento y Fuencaliente, que permtirá optimizar los caudales y fugas del canal principal de la Isla.

El responsable de Aguas, Juan Ramón Felipe, destaca que la ejecución de las obras se justifica ante la necesidad de acondicionar y mejorar los sistemas actuales de lecturas de caudal, reseñando que el principal objetivo de este sistema de telemetría es contar con las herramientas de control de caudales que permitan responder de forma rápida y oportuna los requerimientos de agua de los usuarios en unas condiciones de eficiencia en base a su gestión en beneficio de la sostenibilidad de un recurso esencial.

Asimismo, Juan Ramón Felipe señala que el actual sistema de gestión y uso de caudales se encuentra obsoleto y por tanto existe la necesidad de acondicionar y mejorar esta instalación la cual constituye la principal infraestructura de transporte del agua en la Demarcación Hidrográfica de La Palma.

Por ello, “se propone la definición de un sistema de control telemático que permita conocer con antelación suficiente los puntos donde se puedan producir pérdidas de caudal debido a roturas, mermas o cualquier otra circunstancia, y autorizando una respuesta rápida”, afirma el consejero.

Por su parte, el presidente insular, Sergio Rodríguez, recuerda que esta instalación constituye la principal infraestructura de transporte del agua en la Demarcación Hidrográfica de La Palma, siendo una red básica de transporte insular y fundamental para garantizar la distribución del riego por toda la Isla.

Sergio Rodríguez hace hincapié en que este sistema permitirá conocer con la antelación suficiente los puntos donde se puedan producir pérdidas de caudal debido a roturas, mermas o cualquier otra circunstancia que denote una deficiencia en el servicio, permitiendo una rápida respuesta. Su trazado discurre en una longitud de 78,725 kilómetros, desde Barlovento, hasta la Balsa de la Caldereta, en el municipio de Fuencaliente. Su capacidad de transporte es de un metro cúbico por segundo.

A través del recorrido de este canal se encuentran varias tomas de alimentación a los diferentes usos y destinos, mediante el empleo de pesadoras y tomas directas a red de bajantes y depósitos de todo tipo, obteniendo los valores de caudales con el empleo de equipos de medición de gestión y uso. Se localizan, también en su recorrido, varios puntos de aportación de caudales al canal, que corresponden a diversas galerías y pozos, así como aportaciones reguladas procedentes de embalses o depósitos de laminación y reserva.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail