El Consejo Insular de Aguas subvenciona las obras de ejecución de un cierre hidráulico de la Galería Hidráulica de Breña Alta

El consejero de Aguas, Carlos Cabrera, explica que el proyecto cuenta con una partida de más de 85.000 euros que busca disponer de un sistema de control y gestión de los recursos hídricos de la propia galería en función de las necesidades

El Consejero Insular de Aguas de La Palma replantea el inicio de las obras para ejecutar un cierre hidráulico en la Galería Hidráulica de Breña Alta, una actuación que cuenta con una partida de 85.626,82 euros, que permitirá solucionar las singularidades que plantea el dique inclinado e incorporar los criterios de monitorización adecuados, todo ello con el objeto de disponer de un sistema de control y gestión de los recursos hídricos de la propia galería en función de las necesidades y para almacenar en el propio acuífero el recurso alumbrado cuando se producen lluvias en la zona y no se necesita agua subterránea alumbrada en la galería.

El consejero insular de Aguas, Carlos Cabrera, explica que la Corporación insular continúa trabajando en la mejora de las infraestructuras hidráulicas de La Palma para seguir optimizando el aprovechamiento de este bien esencial, “algo que ya hemos venido desarrollando durante todo el mandato con la igualdad del precio del agua, reduciendo las pérdidas en la red insular o posibilitando el transporte y canalización de este recurso a distintas partes del territorio”, expone el consejero.

La Galería Hidráulica de Breña Alta, situada en el Barranco de Aduares, propiedad de la Comunidad de Aguas Hidráulica de Breña Alta, cuenta con aguas alumbradas para riego y también, aunque en menor proporción, para consumo humano. La Comunidad de Aguas encargó en 2012 un estudio hidrogeológico orientando, entre otros objetivos, sobre la posibilidad de ejecución de una compuerta hidráulica en el interior de la galería, con el fin de almacenar las aguas alumbradas en el propio acuífero cuando no se necesitan, una actuación que se pone en marcha ahora para contribuir a seguir satisfaciendo en el futuro la demanda urbana y agrícola, sobre todo en las épocas de sequía.

Este proyecto contempla las actuaciones necesarias para la ejecución de un cierre hidráulico, conocido comúnmente como “tranque”, que permitirá englobar y regular las aguas subterráneas alumbradas en la zona saturada, que comprende los materiales del Edificio Taburiente I en el entorno de Cumbre Nueva.

El consejero manifiesta que “entendemos que este tipo de actuaciones son especialmente relevantes. Que se lleven a cabo tranques en aquellas galerías donde técnicamente sea viable, es esencial puesto que reserva el agua cuando no es necesaria”, señala Careta, quien añade que, por eso, “apostamos decididamente por estas actuaciones porque permiten regular adecuadamente el uso del agua y el ahorro de este bien tan preciado. Continuaremos, pues, con otros apoyos económicos para continuar con similares intervenciones”.

Facebooktwitterlinkedinrssyoutube
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail